junio 20, 2024

Un francotirador de las Fuerzas de Defensa de Israel disparó y mató a dos mujeres dentro de la Parroquia de la Sagrada Familia en Gaza el sábado, según un comunicado del Patriarcado Latino de Jerusalén, que supervisa las iglesias católicas en Chipre, Jordania, Israel, Gaza y Cisjordania.

La mayoría de las familias cristianas de Gaza se han refugiado en la parroquia desde el inicio de la guerra, añade el comunicado.

Las dos mujeres, descritas como madre e hija, caminaban hacia el convento y «una fue asesinada mientras intentaba llevar a la otra a un lugar seguro», leemos. Otras siete personas resultaron heridas en el ataque.

«No se les dio ningún aviso, no se les notificó. Fueron fusilados a sangre fría dentro del recinto parroquial, donde no hay beligerantes», continúa el comunicado.

El Patriarcado Latino de Jerusalén dijo que los tanques de las Fuerzas de Defensa de Israel también apuntaron al Convento de las Hermanas de la Madre Teresa, que alberga a 54 personas discapacitadas y es parte del recinto de la iglesia. El generador del edificio -que es su única fuente actual de electricidad- y sus recursos de combustible, paneles solares y tanques de agua fueron destruidos, dijo, y los cohetes de las FDI hicieron el convento «inhabitable».

CNN se comunicó con las FDI para solicitar comentarios.

El viernes, la legisladora británica Layla Moran dijo que los miembros de su familia que se refugian en la iglesia están «más que desesperados y aterrorizados» mientras las condiciones continúan empeorando.

“(Mi familia) informa sobre fósforo blanco y disparos en su complejo”, dijo. «El recolector de basura y el conserje recibieron disparos y sus cuerpos yacen afuera y no han sido recogidos».

CNN no pudo verificar de forma independiente las condiciones dentro y alrededor de la iglesia, ni la acusación de uso de municiones incendiarias, que pueden ser ilegales en algunas circunstancias.

Citando a su familia, el diputado de Oxford West y Abingdon añadió que los generadores de electricidad habían dejado de funcionar en la iglesia.

El 15 de noviembre, Moran dijo a la Cámara de los Comunes británica que uno de los miembros de su familia que se refugiaba en la iglesia había muerto.

Kareem El Damanhoury de CNN contribuyó a este informe.