mayo 24, 2024

Decenas de mujeres y niños desplazados se reunieron el miércoles frente al Hospital de los Mártires de Al-Aqsa en Deir al-Balah, en el centro de Gaza, levantando la mano y cantando por un alto el fuego..

Envueltos en bufandas y abrigos de invierno, los manifestantes portaban carteles dirigidos tanto a Israel como a Hamás, con mensajes que decían: «Detengan la guerra» y «Liberen a los prisioneros ahora», en referencia a los rehenes israelíes tomados durante la masacre asesina de Hamás en Israel. el 7 de octubre.

Según la agencia de las Naciones Unidas para los refugiados palestinos, Israel respondió ferozmente a ese ataque asediando y bombardeando Gaza, devastando gran parte del enclave y desplazando al menos a 1,93 millones de personas.

«Nos vimos obligados a abandonar nuestras casas. Los ataques aéreos cayeron sobre nuestras cabezas, nuestros familiares están bajo los escombros, fueron asesinados ante nuestros ojos, así que huimos», dijo a CNN de forma anónima una mujer que deseaba quedarse. «Me estoy muriendo. No quiero harina, no quiero cupones, quiero volver a casa».

En Gaza se han multiplicado enormes campos de desplazados, donde enfermedades como la diarrea, la ictericia y la hepatitis A se están propagando debido a las condiciones de hacinamiento y al acceso limitado a agua potable y saneamiento.

«No podemos alimentar a nuestros niños ni comprar leña. Pedimos un alto el fuego y regresar a nuestras casas, incluso si son atacadas. Las reconstruiremos», afirmó Ismail Hassouna, otro civil.
«Estamos en contra de la reubicación y el asesinato de políticos, la matanza de niños y el hambre, el robo de ayuda y el mantenimiento de personas en tiendas de campaña sin lo mínimo para vivir», añadió Hassouna. «Tenemos derecho a vivir, nuestros hijos tienen derecho a vivir».

Con los vientos invernales y las lluvias torrenciales azotando Gaza, Nuha Shaheen dijo a CNN que los niños «están muriendo congelados».

«¿Qué queda? Basta, queremos volver a casa».