mayo 24, 2024
Hazem y un grupo de niños en Gaza el 9 de noviembre. Hazem Saeed Al-Naizi

“Apenas podía recuperar el aliento debido a la intensidad del cansancio”, dijo Hazem Saeed Al-Naizi, padre de seis hijos y director de un orfanato en la ciudad de Gaza que atiende a decenas de niños y jóvenes, en su mayoría discapacitados..

Al igual que cientos de miles de habitantes de Gaza, Al-Naizi, de 35 años, huyó hacia el sur ante los bombardeos israelíes y describió «la tristeza y la miseria escritas en sus rostros».

Uno de los huérfanos, Ayas, de 8 años, estaba tan cansado que «el blanco de sus ojos casi se había vuelto azul».

Del 2 de noviembre al 7 de diciembre, Al-Naizi envió mensajes escritos a CNN describiendo su desplazamiento forzado del orfanato al campo de refugiados de Jabalya, y luego viajó a través de Khan Younis hasta Rafah. Los palestinos se han enfrentado a varios cortes de comunicaciones debido a los ataques israelíes en todo el territorio, y desde entonces CNN no ha podido contactarlo directamente. Sarah Shennib, una abogada radicada en los Emiratos Árabes Unidos que ha apoyado al orfanato durante años, dijo a CNN el 13 de diciembre que él y los niños todavía están vivos.

Casi 1,9 millones de personas más más del 85% de la población total del enclave, han sido desplazados desde el inicio de la guerra –muchos más de una vez– según la Agencia de Obras Públicas y Socorro de las Naciones Unidas (UNRWA).

Al Naizi describió el sufrimiento de tratar de mantener con vida a los huérfanos mientras los ataques aéreos, la escasez de alimentos, combustible, agua y medicinas y el clima invernal devastan Gaza.

Imaginemos que una persona llega a un punto en el que desea que la maten y liberarse de este tormento, de esta ansiedad y de esta humillación. Esto nos pasó a nosotros».

Cuando la tregua de siete días entre Israel y Hamás terminó el 1 de diciembre, Al-Naizi volvió a preocuparse por la seguridad de los niños bajo su cuidado. “La vida de los niños corre grave peligro y la posibilidad de perderlos en estas circunstancias es muy alta”.

Al día siguiente, Al-Naizi y los niños huyeron de Khan Younis hacia la ciudad de Al Mawasi en Rafah, uno de los distritos considerados “zona de evacuación” por las FDI. Una vez que llegó al sur, no pudo encontrar un lugar donde refugiarse juntos.

«Ahora no tenemos hogar», escribió.

Gastó 400 dólares –equivalente a “un salario mensual” para las familias de Gaza– para construir una tienda de campaña para él y algunos niños. Para cargar su teléfono y conectarse con el mundo, él y otros palestinos desplazados hacen fila durante horas en una casa que tiene electricidad alimentada por energía solar.

A pesar de escapar a una zona de evacuación, él y los niños ya no se sentían seguros. «Los bombardeos casi nunca cesan y las masacres ocurren continuamente», escribió.

Según el Ministerio de Salud de la Franja controlado por Hamás, más de 18.600 personas han muerto en ataques israelíes contra Gaza desde el 7 de octubre. CNN no puede verificar esa cifra de forma independiente, pero las FDI han dicho que han atacado más de 22.000 objetivos en Gaza desde que comenzó la guerra.

Reflexionando sobre la guerra en la que ha estado viviendo durante más de dos meses, Al-Naizi escribió el 7 de diciembre: “Es difícil imaginar que las vidas de las personas se conviertan en sólo un número mencionado en la televisión”.

“Estas son las personas que fueron asesinadas. Cada ser humano tenía una vida plena, ambiciones, sueños, esperanzas, cosas que amaba.»