febrero 25, 2024

Los familiares de los tres rehenes asesinados en Gaza por tropas israelíes habían hablado regularmente en la televisión y en sitios de noticias israelíes desde octubre, compartiendo sus sentimientos y pidiendo la liberación segura de sus familiares.

“Durante el día me ocupo de comunicaciones y relaciones públicas. Por la noche, en mi cama, desahogo mi dolor”, dijo Avi Shimriz al canal israelí Canal 12 a principios de esta semana. Es el padre de Alon Shimriz, uno de los rehenes asesinados.
“Mi esposa, la mayor parte del día, se sienta y llora”, dijo Avi Shimriz.

La familia Shimriz vivía en el kibutz Kfar Aza, donde Alon Shimriz fue capturado el 7 de octubre. Muchas de las personas que viven en los kibutzim cerca del perímetro de Gaza habían sido partidarios de la coexistencia con los palestinos, sentimiento expresado por Avi Shimriz.

“Somos un kibutz que desea la paz. No tengo duda [that there’s someone to speak to on the other side]. No todo el mundo es Yahya Sinwar”, dijo, refiriéndose al hombre al que se le atribuye haber planeado el ataque asesino de Hamás hace dos meses.

Desde que colapsó el primer acuerdo con Hamás, que supuso la liberación de más de 100 personas, a principios de este mes, ha aumentado la presión sobre el gobierno del primer ministro Benjamín Netanyahu para que haga más para sacar a los rehenes restantes de Gaza.

A medida que surgieron más y más evidencias de vida en cautiverio, algunos miembros de la familia –y la sociedad israelí en general– tuvieron una sensación cada vez mayor de que el tiempo se estaba acabando.

Este sentimiento no ha hecho más que crecer en los últimos días. Incluso antes de la noticia de que las tropas israelíes habían matado accidentalmente a tres rehenes, los funcionarios israelíes ya habían anunciado esta semana la muerte de cinco israelíes más retenidos en Gaza después de que sus cuerpos fueran recuperados por los soldados.

“Por un lado, me alegro por cada rehén que ha regresado. [alive]. Por otro lado, estoy muy enojado con quienes toman las decisiones en nuestro gobierno. Ya deberían haber liberado a todos”, dijo Avi Shimriz al Canal 12.
“No confío en nadie dentro de nuestro gobierno. ¿Es su hijo sentado en un túnel? Mi hijo está sentado en un túnel. Mi hijo no tiene oxígeno. Mi hijo come media pita al día. Quiero que mi hijo esté aquí mañana».

Muchos miembros de las familias de los rehenes participaron en manifestaciones para asegurarse de que el gobierno entendiera el mensaje, pero el hermano de Alon Shimriz, Yonatan, había expresado escepticismo en las redes sociales de que las manifestaciones populares estuvieran teniendo un impacto.

“Aquí en Israel es como hablar con una pared. Puedes organizar manifestaciones, tomarte de la mano, encender velas, hacer carteles, pero [the government] sólo quieren darte la impresión de que está fuera de su control”, escribió.

Yotam Haim también fue sacado del kibutz Kfar Aza el 7 de octubre. Su madre, Iris, dijo al canal israelí Canal 11 a principios de esta semana que tenía fe en que su hijo regresaría incluso sin alzar la voz ante el gobierno.

“Algunas personas piensan que si no gritan nadie les devolverá a sus hijos. Yo les digo: podemos hacerlo pacíficamente y mediante un diálogo respetuoso. Los niños volverán, no tengo ninguna duda».

Le había dicho al Canal 11 que sentía que el gobierno y el ejército estaban haciendo lo mejor que podían.

El tercero de los secuestrados y asesinados, Samer Talalka, era miembro de la comunidad beduina israelí. Su padre, Fouad, estuvo entre los que visitaron Estados Unidos a principios de este mes para crear conciencia sobre la difícil situación de su hijo.

En declaraciones al sitio de noticias israelí Ynet durante su viaje a Estados Unidos, describió sus frustraciones y desesperación por no saber nada.

“¡Traigan de vuelta a nuestros hijos! ¿Cuánto tiempo podemos tomarlo? Han pasado dos meses. Nosotros, las familias, simplemente estamos colgados. No sabemos nada», afirmó.